BRUSELAS, June 19, 2017 /PRNewswire/ —

Independientemente de la crisis migratoria que está teniendo lugar en el país, la economía alemana se expandió al ritmo más rápido en cinco años en 2016 y mantiene su dinamismo este año. Una mayor economía supone un mayor consumo energético y el artículo “Alemania y la energía nuclear: quien vive por la espada, muere por la espada” de Genovefa Etienne y Claude Moniquet de ESISC se centra en los detalles de la ambigua política energética alemana.

     (Photo: http://mma.prnewswire.com/media/523953/ESISC_Nuclear_Power.jpg )
  

Para leer el artículo completo, publicado el 15 de junio, haga clic aquí: http://www.esisc.org/publications/briefings/germany-and-nuclear-power-who-lives-by-the-sword-dies-by-the-sword

El llamado plan “Energiewende” para cerrar los reactores nucleares alemanes para 2022 a pesar de la declaración de la canciller Merkel de que Alemania debería impulsar su producción nuclear, fue ampliamente promovido por las autoridades alemanas en busca del apoyo electoral. En combinación con el enorme impuesto en el procesamiento del combustible nuclear, esto ha conducido a la decadencia del sector de la energía nuclear alemán.  

Sin embargo, el Tribunal Constitucional Federal ha juzgado recientemente la ley para ser efectivamente inconstitucional y obligó al gobierno alemán a pagar 6.300 millones de euros de compensación.

“La ministra socialdemócrata de Medio Ambiente Barbara Hendricks ha etiquetado la decisión como “sonada bofetada en la cara” para la coalición gobernante. Llegarán más acusaciones cuando tengan que efectuarse los pagos; por tanto, la canciller corre el riesgo de ver este legado energético dañado antes de la próxima cita electoral”.